1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer
Hoy es: Viernes 21 de Julio de 2017
Español (MX)
FacebookTwitter

Una segunda oportunidad para los niños excluidos de la educación básica

 

IMG 0782Los niños, niñas y adolescentes que están en riesgo de desertar de la escuela, o ya están fuera de ella, son inteligentes, valiosos y tienen derechos, pero son invisibles. El tema de la exclusión educativa ahí está, con todo y el enorme esfuerzo que ha implicado alcanzar una cobertura que hoy permite que estudien la educación básica más de 340 mil niños, niñas y adolescentes en el estado de Zacatecas.

Actualmente tenemos en nuestro estado, de acuerdo con el Censo Nacional de Población y Vivienda 2010, 50 mil 695 niños, niñas y adolescentes de 5 a 17 años fuera de la escuela. En México se encuentran en esta situación 3 millones 390 mil 034 niños. Son muchísimos, por lo que tendríamos que reconocer que nos falta hacer un esfuerzo adicional para que todos gocen del derecho a la educación.

Ante el hecho de que un enorme número de niños latinoamericanos no logra concluir su educación básica (35 millones, aproximadamente), se ha planteado la necesidad de que se revisen los sistemas educativos y se busquen alternativas adecuadas para los millones de niñas, niños y jóvenes que no pueden hacer efectivo su derecho a la educación. Estas iniciativas se conocen como de Segunda Oportunidad, un nuevo esfuerzo para lograr inclusión educativa, que consideran factores como los siguientes:

• Los niños y niñas en riesgo de desertar de la escuela presentan extraedad ligera o grave, es decir, que se encuentran fuera de la edad normativa por uno o dos años y más años, respectivamente. Esto nos indica que, si no hacemos algo, terminarán por ingresar más temprano que tarde al rezago educativo.
• Estamos hablando de niños con atraso escolar grave, es decir, que no han adquirido los conocimientos que la escuela debería proporcionarles.
• Una proporción importante ha sufrido exclusión del ambiente escolar o acoso reiterado (bullying).
• Muchos de ellos han sido víctimas de maltrato y de violencia en sus familias.
• Estos niños, en este marco, frecuentemente tienen una autoestima devastada, lo que limita su aprendizaje y su inclusión social.
• Hablamos de una población importante de niños y jóvenes sin expectativas, sin espacios para desarrollarse y frecuentemente abandonados, proclives a permanecer en la pobreza o ser aún más afectados por la violencia.

Sin embargo estamos lejos de atender suficientemente a esta población, pese a que urge desarrollar alternativas para rescatar a estos niños para sí mismos y para la sociedad. Las políticas conocidas como de Segunda Oportunidad nos inspiran para apoyar a los todos los niños que, además de no estar gozando del derecho a la educación experimentan una amplia violación de derechos. En México son excepcionales los programas de este tipo. Aquí, en Zacatecas, la iniciativa “Todos los niños en la escuela. Una Segunda Oportunidad para todos los niños excluidos de la educación básica”, se orienta a atacar esa problemática. Partimos de lo siguiente:

IMG 0853Primero que nada, que los consideramos inteligentes, valiosos y que tienen derechos, y que por la cantidad de factores de riesgo a los que están expuestos requieren de atención urgente. En este sentido, proponemos una política que incluya a todos los niños y adolescentes en riesgo de desertar y a los que ya están fuera de la escuela, ya sea para reincorporarlos a ésta cuando todavía existe esta posibilidad, o bien ofrecerles alternativas a los que ya no están en edad de regresar, bajo una perspectiva de derechos. 

Con base en el Sistema Nominal de Inclusión Educativa (SNIE), un instrumento que permite identificar a los niños no inscritos en el ciclo escolar vigente y a los que están en riego de desertar, desarrollamos acciones de prevención de la deserción, así como de reinserción a la escuela o de atención a través de los servicios destinados para la población en rezago educativo.

En este ciclo escolar (2011-2012) tenemos identificados en riesgo de desertar 76, 252 niños (con extraedad ligera, 64,261 y con grave 11,991), por escuela y por grupo escolar. La idea es que generemos los apoyos que requieren, asumiendo que el atraso escolar y la extraedad grave son problemas que se enfrentan con apoyo pedagógico específico y la participación activa de los maestros. 

El sistema también registra a los que no están en la escuela, pero pueden regresar a ella, porque están en la edad normativa, 33,749 niños (18,875 de 6 a 11 años y 14,874 de 12 a 14). Primero hay que ir a buscarlos en sus hogares y luego atenderlos de la misma forma que a los niños en riesgo de desertar. En ambos casos se requiere ayuda urgente y de buena calidad.

Hay otro grupo integrado por quienes la escuela expulsó definitivamente. Se trata de los niños, niñas y adolescentes con 15 años y más sin educación básica completa. Con ellos fracasó la escuela y son 16,144 de 15 a 17 años (sin considerar a los que no pueden regresar a la escuela de 10 a14 años). También tenemos que buscarlos en sus hogares. Pensamos que un niño fuera de la escuela, en condición de rezago educativo, merece una atención de calidad (lo que exige asesores del IZEA capacitados para atenderlos) y de apoyo para estudiar, de la misma forma que lo requiere cualquier otro estudiante de la escuela formal.

Esta intervención supone un enorme esfuerzo interinstitucional, tanto para garantizar los apoyos necesarios para su reinserción educativa (alimentación, salud, transporte, asistencia social y otros), como la atención a factores de riesgo sociales, personales y familiares que intervienen en su situación de exclusión, para asegurar su incorporación y permanencia en el sistema educativo. 

La Segunda Oportunidad, en esta perspectiva, debe entenderse como parte de un sistema integral de protección a la infancia.

IMG 0766Su operación requiere personal institucional, tanto del gobierno del estado como de los ayuntamientos. Pensamos en la inclusión educativa debe estar articulada a un sistema local de protección de derechos de la infancia y adolescencia. 

También supone la participación de estudiantes de servicio social para que colaboren en las tareas de búsqueda de niños fuera de la escuela y de apoyo a los círculos de estudio que se requiera, como forma de incluirlos en tareas relevantes que exigen de su protagonismo y energía.

Con este esfuerzo, en suma, pretendemos responder a la exclusión educativa y a las necesidades de protección de una población vulnerable, integrada por niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Queremos eliminar la invisibilidad de los invisibles.

 

Share

mapasem

NinosV

sitan

banner infoninez mx

odisea global

suscripción Odisea Global

suscripción Odisea Global

banner 10 x infancia

banner mapa